“Queridos hijos, hoy de manera especial, los invito a orar por la paz. Ábranse al Espíritu Santo, queridos hijos, que el Espíritu Santo los guíe: de manera especial, queridos hijos, en este tiempo, oren por mi amadísimo Santo Padre, oren por su misión, la misión de la paz. La Madre ora junto a ustedes e intercede ante su Hijo por cada uno de ustedes. Gracias, queridos hijos, porque también hoy han respondido a mi llamado.”